El artículo 22 de la Ley 1430 de 2010, adicionó un enciso al artículo 601 del estatuto tributario respecto a la no obligatoriedad de presentar la declaración del impuesto sobre las ventas en los siguientes términos:

Artículo 22. No obligados a presentar declaración del impuesto sobre las ventas. Adiciónase el artículo 601 del Estatuto Tributario con los siguientes incisos y parágrafos:

“Tampoco estarán obligados a presentar la declaración bimestral del impuesto sobre las ventas los responsables del régimen común en los períodos en los cuales no hayan efectuado operaciones sometidas al impuesto ni operaciones que den lugar a impuestos descontables, ajustes o deducciones en los términos de lo dispuesto en los artículos 484 y 486 del Estatuto Tributario.

La norma es clara al precisar que no sería obligatorio presentar la declaración de impuesto sobre las ventas, solo si durante el respectivo bimestre no se efectuó ninguna de las siguientes operaciones:

- Operaciones sometidas al impuesto sobre las ventas.

Se debe entender por operaciones sometidas al impuesto, las operaciones de venta de bienes corporales muebles en los términos del artículo 421 E.T.  así como la prestación de servicios que no se encuentren expresamente excluidos, por lo tanto, la realización de operaciones exentas, si bien no generan el impuesto a las ventas por tratase de bienes o servicios gravados a la tarifa del 0%, en el bimestre que se realicen este tipo de operaciones si sería obligatorio presentar la declaración.

Si durante el bimestre solo se obtuvieron ingresos correspondientes a actividades no gravadas o excluidas del impuesto, solo en ese caso se entendería que no se efectuaron operaciones sometidas al impuesto sobre las ventas y por lo tanto, no sería obligatoria la presentación de la declaración.

- Operaciones que den derecho a impuestos descontables.

Al respecto se debe tener presente que sólo otorga derecho a impuestos descontables, el impuesto sobre las ventas por las adquisiciones de bienes corporales muebles y servicios, y por las importaciones que, de acuerdo con las disposiciones del impuesto a la renta, resulten computables como costo o gasto de la empresa y que se destinen a las operaciones gravadas con el impuesto sobre las ventas.

En este sentido, el responsable tiene la posibilidad de que si en el respectivo bimestre no se efectuaron operaciones sometidas al impuesto, es decir, los ingresos del bimestre no corresponden a operaciones gravadas o exentas, podría aplazar la contabilización de las operaciones que dan derecho a impuestos descontables hasta uno de los dos bimestres siguientes con el fin de no tener que presentar la declaración de IVA, pues el artículo 496 del estatuto tributario dispone que “Cuando se trate de responsables que deban declarar bimestralmente, las deducciones e impuestos descontables sólo podrán contabilizarse en el período fiscal correspondiente a la fecha de su causación, o en uno de los dos períodos bimestrales inmediatamente siguientes, y solicitarse en la declaración del período en el cual se haya efectuado su contabilización.”

- Operaciones que den lugar a ajustes o deducciones en los términos de lo dispuesto en los artículos 484 y 486 del Estatuto Tributario.

La última condición que deben cumplir los responsables del impuesto sobre las ventas para no tener que presentar su declaración de IVA, es que durante el respectivo bimestre no se pudo presentar la Devolución,  Anulación o Rescisión de operaciones gravadas.

Así las cosas, surge la inquietud respecto a  si ¿Existe la obligación de presentar la declaración de IVA cuando en el mismo bimestre se devuelven, anulan o rescinden todas las operaciones gravadas, tanto de ventas como de compras y qué por lo tanto, no se generó ni saldo a pagar ni saldo a favor por el período gravable?

En este caso, sí sería obligatoria la presentación de la declaración de impuesto sobre las ventas, pues la exoneración no se da respecto a si la declaración bimestral termina arrojando un saldo a pagar o un saldo a favor del período fiscal (renglones 57 y 58, formulario 300), sino a la ausencia de operaciones sujetas al impuesto.

¿Se debe presentar la declaración de IVA en ceros, cuando hay un saldo a favor de períodos anteriores?

Si un contribuyente no puede solicitar la devolución y/o compensación de su saldo a favor, no tiene otra alternativa que imputarlo en la declaración de IVA siguiente, caso en el cual tendrá que declarar aun cuando cumpla con los requisitos fijados en el artículo 651 para quedar exonerado de presentar la declaración de IVA y así los demás renglones de la declaración se presenten en ceros.

Sólo tratándose de un responsable cuyo saldo a favor de periodos anteriores es susceptible de ser solicitado en devolución y/o compensación por parte de la administración de impuestos, es decir, los productores de bienes exentos, los exportadores y quienes tengan un saldo a favor originado por retenciones de IVA, para ellos sería opcional presentar la declaración cuando cumplan con los requisitos fijados en el artículo 651 E.T. pues en su caso, no sería obligatorio imputar o arrastrar dicho saldo a favor en las declaraciones de IVA siguientes, pero si sería indispensable que presenten la solicitud de devolución y/o compensación de dicho saldo a favor dentro de la oportunidad legal.