Uno de los requisitos que deben cumplir las declaraciones tributarias con el fin de no incurrir en una causal por la cuál la DIAN pueda dar por no presentada la declaración (Artículo 580 E.T), es que ésta siempre debe estar firmada por quien deba cumplir con la obligación de declarar; e igualmente, debe estar acompañada de la firma de un Revisor Fiscal o Contador Público en los casos que exista la obligación legal para ello.

Declaraciones Tributarias que requieren la firma de Revisor Fiscal

Todas las sociedades, cualquiera que sea su naturaleza está en la obligación de nombrar revisor fiscal si al cierre de Diciembre 31 del año inmediatamente anterior poseían unos activos brutos iguales o superiores a 5.000 smmlv o si obtuvieron ingresos brutos iguales o superiores a 3.000 smmlv. (Parágrafo 2 del Artículo 13 de la Ley 43 de 1.990)

Igualmente están en la obligación de nombrar revisor fiscal de acuerdo al Artículo 203 del Código de Comercio las siguientes sociedades:

  • Las sociedades por acciones (a excepción de las sociedades por acciones simplificadas en la cual solo es obligatorio si cumple los topes de ingresos y patrimonio estipulados en la ley 43 de 1990).
  • Las sucursales de sociedades extranjeras.
  • Las sociedades en las que, por ley o por los estatutos, la administración no corresponda a todos los socios, cuando así lo disponga cualquier número de socios excluidos de la administración que representen no menos del veinte por ciento del capital.

Ahora bien, en el caso de estas sociedades que están en la obligación de tener Revisor Fiscal por ley o porqué así esta estipulado en los estatutos, deberán presentar sus declaraciones tributarias de Impuesto de Renta, Impuesto a las Ventas, Retención en la Fuente e Ingresos y Patrimonio siempre acompañada de la firma del Revisor Fiscal.

Declaraciones Tributarias que requieren la firma de Contador Público.

Las declaraciones tributarias deberán estar acompañada de la firma de un Contador Público  solo si el obligado a declarar cumple con los dos siguientes requisitos:

  • Que el contribuyente este obligado a llevar libros de contabilidad.
  • Que al cierre del año gravable tenga activos brutos fiscales o ingresos brutos fiscales superiores a 100.000 UVT.

Es decir; si el contribuyente no esta obligado a tener revisor fiscal, pero si esta obligado a llevar contabilidad y adicionalmente cumple con el tope fijado en UVT de ingresos o patrimonio, estaría igualmente obligado a presentar sus declaraciones tributarias (Impuesto de Renta, Impuesto a las Ventas, Retenciones en la Fuente, Ingresos y Patrimonio) firmadas por un contador público.

Por otra parte, si se esta obligado a llevar contabilidad pero no cumple con el tope establecido de ingresos y patrimonio no estaría obligado a presentar sus declaraciones acompañada de la firma de un contador.

Declaraciones de IVA con saldo a favor.

Como excepción, las declaraciones del impuesto a las ventas que presenten saldo a favor siempre deberán ser presentadas con la firma de contador público sin tener en cuenta el tope de 100.000 UVT siempre y cuando el contribuyente esté obligado a llevar contabilidad.

Presentación Virtual de las Declaraciones.

Si el obligado a declarar, esta igualmente obligado a presentar su declaración de forma virtual, el Contador Público o Revisor Fiscal que le firme la declaración deberá contar con el mecanismo de firma con certificado digital emitido por la DIAN, en caso de que el contador o revisor fiscal no cuente con dicho mecanismo la empresa deberá autorizarlo para solicitarlo como mínimo con 3 días de anterioridad a la presentación de la declaración. (Concepto Dian 041677 de 2.004)

Efectos de la Forma del Contador Público en las Declaraciones.

Ahora bien, de acuerdo al artículo 581 del estatuto Tributario, la firma de las declaraciones tributarias por los contadores, certifica que los libros de contabilidad se encuentran llevados en debida forma y reflejan la situación financiera de la empresa. Por lo tanto, en las declaraciones tributarias respecto de contribuyentes o responsables obligados a llevar libros de contabilidad, la firma implica certificación sobre la observancia de las normas contables, excepto que se firme con las salvedades cuando la contabilidad presente irregularidades.