En la sección de ingresos de la declaración bimestral del impuesto sobre las ventas se puede observar que figuran 5 categorías diferentes de ingresos; Ingresos brutos por exportaciones, por operaciones exentas, por operaciones excluidas, por operaciones No Gravadas y por operaciones gravadas. Debido a que la correcta clasificación y declaración de los ingresos es fundamental en la determinación de las bases gravables del impuesto y en especial, para aquellos contribuyentes que por sus operaciones deben realizar el cálculo de proporcionalidad de los impuestos que pueden tomar como descontables contemplado en el artículo 490 del Estatuto Tributario, se realizará un breve análisis sobre la correcta clasificación de los ingresos en la declaración, haciendo énfasis en la diferencia que existe entre los ingresos excluidos y los no gravados, los cuales son conceptos fácilmente confundidos por los contribuyentes.

Ingresos Brutos por Exportaciones

Esta casilla corresponde al valor FOB de las exportaciones realizadas en el período (Valor de la mercancía puesta en el sitio de embarque sin incluir fletes ni seguros).

Las ventas en el país de bienes de exportación que se realicen a sociedades de comercialización internacional, siempre que los bienes sean efectivamente exportados directamente o transformados para tal efecto.

Los ingresos por la prestación de servicios intermedios de la producción que se presten a sociedades de comercialización internacional, siempre y cuando los bienes sobre los que se prestan sean efectivamente exportados.

Al respecto, es importante señalar que el proyecto de ley 124 de 2010 pretende eliminar el beneficio de exención del IVA en las operaciones con las sociedades de comercialización internacional.

Ingresos Brutos por Operaciones Exentas (Territorio Nacional)

Esta casilla corresponde al valor de los ingresos correspondientes a la venta por parte del productor delos bienes contemplados en los artículos 477, 478, 479, 480 y 481 del E.T

Ingresos por servicios que sean prestados en el país en desarrollo de un contrato escrito y se utilicen exclusivamente en el exterior por empresas o personas sin negocios o actividades en Colombia. (Decreto 1805 de 2010)

Ingresos por servicios turísticos prestados a residentes en el exterior que sean utilizados en territorio colombiano, originados en paquetes vendidos por agencias operadores u hoteles inscritos en el registro nacional de turismo. (Decreto 1805 de 2010)

Ingresos Brutos por operaciones Excluidas.

En esta casilla se informan los ingresos provenientes de la venta de bienes o prestación de servicios que expresamente la ley califica como excluidos del impuesto a las ventas, estos se encuentran definidos en el artículo 424 y 476 del Estatuto Tributario.

Ingresos Brutos por Operaciones No gravadas.

En esta casilla de deben incluir el valor de los ingresos que no tienen relación alguna con el impuesto sobre las ventas; tales como: los ingresos no operacionales, ingresos laborales, ingresos por venta de activos fijos y en general los ingresos que no corresponden al giro ordinario de los negocios.

Diferencia entre Operaciones Exentas, excluidas y No gravadas.

Como ya se había mencionado anteriormente, la diferencia entre los bienes exentos y excluidos del Impuesto sobre las ventas consiste en que los bienes exentos si están sometidos al impuesto aunque a la tarifa del 0%, mientras que los bienes excluidos simplemente no se encuentran gravados con ninguna tarifa porque así lo estipula expresamente la ley.

Ahora bien, dos conceptos que normalmente suelen ser confundidos, es el de los bienes excluidos y los bienes no gravados y para conocer la diferencia entre estos es necesario remitirnos al artículo 420 del Estatuto Tributario, artículo en el cual se definen cuales son los hechos sobre los cuales recae el impuesto. (Ventas, servicios, importaciones y circulación de juegos de suerte y azar).

Respecto a la venta de bienes, en el literal a) del mencionado artículo, se define que el Impuesto sobre las ventas recae sobre los “Bienes Corporales Muebles” que no hayan sido excluidas expresamente en la ley.

Para comprender lo anterior, primero es necesario definir algunos conceptos.

Los bienes pueden ser corporales o incorporales.

Los bienes corporales son aquellos que tienen una existencia real y que puede ser percibida por los sentidos; como una casa o un escritorio.

Los bienes incorporales son aquellos que consisten en meros derechos y que por lo tanto no pueden ser percibidas por los sentidos. Ejemplo: Acciones, Nombre comercial, etc. (Art 653 Código Civil)

Los bienes corporales a su vez se dividen en muebles e inmuebles.

Los bienes muebles son aquellos que pueden transportarse de un lugar a otro, sea moviéndose ellos a sí mismos, como los animales (que por eso se llaman semovientes), sea que solo se muevan por una fuerza externa, como las cosas inanimadas.

Se consideran inmuebles todos aquellos bienes considerados bienes raíces, por tener de común la circunstancia de estar íntimamente ligados al suelo, unidos de modo inseparable, física o jurídicamente, al terreno, tales como las parcelas, urbanizadas o no, casas, naves industriales, o sea, las llamadas fincas, en definitiva, que son bienes imposibles de trasladar o separar del suelo sin ocasionar daños a los mismos, porque forman parte del terreno o están anclados a él

De lo anterior, se puede deducir que los ingresos por operaciones provenientes de la enajenación de bienes incorporales o bienes inmuebles, simplemente son operaciones sobre las que no recae el impuesto sobre las ventas y por lo tanto, se debe considerar como una operación no gravada; e igualmente, existen bienes que cumplen con las condiciones para ser considerado un bien sobre el cual recae el impuesto sobre las ventas, por ser éste un “bien corporal mueble” pero por disposición legal se ha excluido de dicho impuesto.

Ingresos por Operaciones gravadas.

Por último, en esa casilla se informa el valor de los ingresos del período, correspondientes a la venta de bienes corporales muebles que no se encuentren expresamente excluidos por la ley, venta o prestación de servicios en el territorio nacional, circulación, venta u operación de juegos de suerte y azar con excepción de loterías, la venta de activos fijos realizados habitualmente por cuenta y a nombre de terceros y la venta de aerodinos.