Además de las sanciones pecuniarias que sean procedentes por no declarar, por extemporaneidad o intereses por mora, según el caso, también son aplicables a los agentes de retención de los diferentes impuestos nacionales, las siguientes sanciones:

Sanción Penal.

Como es sabido, las sumas correspondientes a las retenciones en la fuente practicadas no las soporta directamente el agente de retención, sino que son canceladas por quienes realizan transacciones con este agente de retención quien sólo cumple funciones de recaudador por mandato legal.

Por lo anterior, cuando el agente de retención no cumple con su obligación legal de declarar y consignar el valor de las retenciones en la fuente que ha recaudado de terceras personas, esta incurriendo en un delito conocido como “peculado”, el cual consiste en la apropiación de dineros del Estado y que se sanciona con una pena privativa de la liberta, tal como se establece en el Código Penal vigente y con el parágrafo del artículo 665 del Estatuto Tributario

Código Penal – Ley 599 de 2000

“TITULO XV DELITOS CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

CAPITULO I. PECULADO

Artículo 402. Omisión del agente retenedor o recaudador. El agente retenedor o autorretenedor que no consigne las sumas retenidas o autorretenidas por concepto de retención en la fuente dentro de los dos (2) meses siguientes a la fecha fijada por el Gobierno Nacional para la presentación y pago de la respectiva declaración de retención en la fuente o quien encargado de recaudar tasas o contribuciones públicas no las consigne dentro del término legal, incurrirá en prisión de tres (3) a seis (6) años y multa equivalente al doble de lo no consignado sin que supere el equivalente a cincuenta mil (50.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

En la misma sanción incurrirá el responsable del impuesto sobre las ventas que, teniendo la obligación legal de hacerlo, no consigne las sumas recaudadas por dicho concepto, dentro de los dos (2) meses siguientes a la fecha fijada por el Gobierno Nacional para la presentación y pago de la respectiva declaración del impuesto sobre las ventas.

Tratándose de sociedades u otras entidades, quedan sometidas a esas mismas sanciones las personas naturales encargadas en cada entidad del cumplimiento de dichas obligaciones.

Parágrafo. El agente retenedor o autorretenedor, responsable del impuesto a las ventas o el recaudador de tasas o contribuciones públicas, que extinga la obligación tributaria por pago o compensación de las sumas adeudadas, según el caso, junto con sus correspondientes intereses previstos en el Estatuto Tributario, y normas legales respectivas, se hará beneficiario de resolución inhibitoria, preclusión de investigación, o cesación de procedimiento dentro del proceso penal que se hubiera iniciado por tal motivo, sin perjuicio de las sanciones administrativas a que haya lugar.

La pena contemplada fue modificada mediante el artículo 14, Ley 890 de 2004. Actualmente es de 4 a 9 años de prisión.

Estatuto Tributario – Artículo 665. Responsabilidad penal por no consignar las retenciones en la fuente.

Parágrafo. Cuando el agente retenedor o responsable del impuesto a las ventas extinga en su totalidad la obligación tributaria, junto con sus correspondientes intereses y sanciones, mediante pago o compensación de las sumas adeudadas, no habrá lugar a responsabilidad penal.

Sanciones complementarias.

El agente de retención que mediante fraude, disminuya es saldo a pagar por concepto de retenciones en la fuente practicadas en una cuantía igual o superior a 4.100 UVT, incurrirá en inhabilidad para ejercer el comercio, profesión u oficio por un término de 1 a 5 años y una multa de 410 a 2000 UVT. (Artículo 640-1 E.T)