Una de las reformas importantes en materia de Retención en la Fuente, fue introducida mediante el artículo 13 de la Ley 1430 de 2010, norma con la que se adicionó el numeral 7 al artículo 437-2 del E.T., designando como nuevos agentes de retención en la fuente de IVA, a aquellas personas naturales o jurídicas responsables del régimen común , y que llegasen a actuar como proveedores de Sociedades de Comercialización Internacional.

La primera inquietud que surgió entre las personas y entidades afectadas por la medida, se refería a los tipos de pagos que debían estar sujetos a retención en la fuente de IVA, es decir, si debían practicar la retención sobre todos los pagos gravados que realizaran o sí únicamente estarían sujetos a retención en la fuente de IVA, aquellos pagos por compra de bienes o prestación de servicios gravados que se encontraran directamente relacionados con la producción o comercialización de bienes que finalmente serían vendidos a Sociedades de Comercialización internacional.

De conformidad con el artículo 1 del Decreto 493 de Febrero 23 de 2011, se deduce que son todos los pagos o abonos en cuenta, que se realicen por parte de los Responsables del Régimen Común proveedores de Sociedades de Comercialización Internacional en la adquisición de bienes y servicios gravados los que se encuentran sujetos a retención en la fuente a titulo de IVA.

Adicionalmente, se establece que la tarifa de retención en la fuente a título de IVA a la que estarán sujetos dichos pagos pasa del 50% al 75% del IVA a partir del 24 de Febrero de 2011.

¿En qué casos no se practica la Retención en la Fuente de IVA?

Las personas o entidades proveedores de Sociedades de Comercialización internacional, no deben practicar la retención en la fuente de IVA en la adquisición de bienes y servicios gravados si el beneficiario del pago es alguna de las siguientes entidades:

- La Nación, los departamentos, el distrito capital, y los distritos especiales, las áreas metropolitanas, las asociaciones de municipios y los municipios; los establecimientos públicos, las empresas industriales y comerciales del Estado, las sociedades de economía mixta en las que el Estado tenga participación superior al cincuenta por ciento (50%), así como las entidades descentralizadas indirectas y directas y las demás personas jurídicas en las que exista dicha participación pública mayoritaria cualquiera sea la denominación que ellas adopten, en todos los órdenes y niveles y en general los organismos o dependencias del Estado a los que la ley otorgue capacidad para celebrar contratos.

- Quienes se encuentren catalogados como grandes contribuyentes por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales.

- Los que mediante resolución de la DIAN se designen como agentes de retención en el impuesto sobre las ventas.

Tampoco se encuentra sujeto a retención en la fuente de IVA cuando el pago se realice a través de sistemas de tarjeta débito o crédito, pues en esos casos es el Banco emisor de la tarjeta de débito o crédito quien realizaría las retenciones en la fuente a título de IVA correspondiente.